¡Compartir es vivir!

INT. SALITA DE ESTAR. DIA.

HIJO: Quiero una guitarra.

MADRE: ¿Una guitarra? Si no sabes tocar…

HIJO: Es lo que más quiero en el mundo… no voy a ser feliz hasta no tener una guitarra

MADRE: ¡Tú verás! Si tanto la quieres, se la pides a los Reyes el año que viene.

(CORTA A:)

INT. SALITA DE ESTAR. DIA.

La salita está decorada con adornos de Navidad. Paquetes abiertos, papeles de colores, y el HIJO con la guitarra en la mano, con cara de felicidad. Se pone la guitarra sobre las rodillas, empieza a rasgar las cuerdas con estilo, pero el sonido no acompaña. No sabe tocar. Decepción y mirada desolada del niño.

FIN.

¿Te suena esta historia?

Muchas marcas sufren el “síndrome del 7 de enero”. Ponen todo su empeño en hacer una nueva web y un blog con un diseño más o menos esmerado… y luego no saben qué escribir en el Blog, ni qué hacer con él.

Si es tu caso, no te preocupes, tiene solución. En este artículo te cuento algunos consejos que te pueden ayudar.

Target, Objetivos y Estrategia

Un blog es un canal de comunicación ideal tanto para fidelizar clientes como para atraer a nuevos compradores, y es casi imprescindible para posicionarse como referente dentro de un sector y diferenciarse de la competencia. Y no hablemos de sus ventajas SEO para llevar tráfico cualificado a la web o a la tienda online.

Pero como cualquier otro canal, requiere una estrategia de Marketing Online y Marketing de Contenidos que entre dentro del plan general de comunicación y marketing de la empresa o marca. Por eso, antes de empezar, hay que plantearse los objetivos específicos del blog y tener muy claro el target al que nos dirigimos.

Además, no olvidemos que cada post debe tener sus propios objetivos específicos del artículo, compatibles con los generales del blog, pero más concretos, por ejemplo: dar a conocer un nuevo producto, posicionar a la marca como un referente en innovación dentro de su sector, diferenciarse de la competencia por la calidad de la materia prima, etc.

Plan editorial y redacción

Con esa base, hay que elaborar un plan editorial coherente que recoja las principales características del blog: temas, tono, frecuencia, longitud, formato, etc.

También es necesario fijar una línea gráfica e identificar las fuentes. En este punto, no podemos olvidar que debemos contar con los derechos legales sobre el material (gráfico o escrito) que incluyamos en nuestro blog corporativo.

Una vez establecido este plan, es hora de ponerse manos a la obra, y escribir. Los periodistas, guionistas y creadores de contenido partimos con cierta ventaja, sobre todo a nivel de redacción y estructuración de textos, pero como casi todo en esta vida, escribir un post tiene su ciencia, y es posible aprenderlo. Hay ciertas técnicas que ayudan mucho tanto al planteamiento de nuevos temas, como a la creación de estructuras que faciliten la lectura, como a la redacción misma de los textos. Se trata de poner las cosas fáciles a nuestros lectores. Al fin y al cabo, queremos que inviertan parte de su tiempo en leernos.

Medición de estadísticas

¿Cómo sabemos si funcionan las estrategias que hemos puesto en marcha? Si no medimos, nunca podremos saber si los resultados son los esperados o tenemos que cambiar de estrategia. Recuerda medir periódicamente todo lo que ocurre en el blog (visitas, procedencia de las visitas, términos de búsqueda, artículos más leídos, suscriptores…) a través de las herramientas que mejor se adapten a tus necesidades, como por ejemplo, Google Analytics.

Y ahora… ¿cómo doy a conocer mi Blog?

Por último, si, como hemos dicho, queremos que un buen número de personas lo lean, necesitaremos estrategias de Marketing Online para que los usuarios conozcan nuestro blog (solo con escribir y esperar no obtendrás resultados): Marketing en Buscadores (SEO, SEM), Marketing en Redes Sociales, Publicidad Online, envío de Newsletters, entre otras.

Por cierto, estos niños hicieron caso a su madre y se apuntaron a un curso de guitarra. Mirad qué bien tocan ahora:

¡Compartir es vivir!