¡Compartir es vivir!

Storytelling es el arte de contar un cuento, una historia. Si lo piensas bien, no es algo tan sofisticado ni complicado, es algo que tú mismo llevas haciendo desde siempre. Te pongo un ejemplo:

Si a un niño de 4 ó 5 años le dices que tiene que ser obediente y no hablar con extraños, lo más probable es que a) no te escuche demasiado y pase de lo que le estás diciendo y b) en el caso afortunado de que te haya escuchado, a los cinco minutos probablemente no recordará nada. Sin embargo, prueba a contarle Caperucita Roja con un poco de dramatismo incidiendo en estos puntos, y verás como el mensaje le llega alto y claro.

Cuando en marketing y publicidad hablamos de Storytelling, no solo hablamos de contar historias, hablamos de dar valor a la marca, de marketing emocional, y de marketing de atracción (inbound marketing). Hablamos de uno de los mejores mecanismos para acceder al poder de compra de la mujer, y sin duda, una de las claves del Marketing para Mujeres. 

Si lo que queremos es conectar emocionalmente con nuestros clientes, una estrategia especialmente interesante en marketing femenino, y atraerles hacia nuestra marca, la forma más directa es siempre a través de una buena historia.

El storytelling no es nuevo, es una técnica que ha utilizado la humanidad a lo largo de los siglos para explicar las cosas mejor. Desde las historias que contaba el chamán junto a la hoguera para dar cohesión a la tribu, a las historias terrenales y cotidianas que dan explicación y sentido a diversas religiones pasando por discursos políticos y educativos de todo tipo.

Las buenas historias consiguen que nos impliquemos emocionalmente, que empaticemos con los personajes y que establezcamos un vínculo con ellos, que aprendamos de sus errores y disfrutemos con sus aciertos.

Como explica la psicología evolutiva, en el caso de las mujeres, la capacidad de empatizar y conectar con otras personas a través las historias, se desarrolló por la necesidad de crear vínculos con otras mujeres que les ayudaran a asegurar su supervivencia y la de sus hijos en caso de necesidad.

En marketing, el fenómeno no es nuevo pero es especialmente valioso desde que en los últimos años la publicidad tradicional va perdiendo eficacia en favor tanto del Marketing de Contenidos, como del Marketing para Mujeres.  

Así pues, ¿en qué pueden ayudar a las empresas y las marcas? ¿Sabes cuáles son los beneficios que puedes obtener gracias a esta técnica?

Los 6 beneficios del storytelling para tu marca

  1. Genera más confianza en el cliente, ya que no lo ve como publicidad intrusiva, ¿a quién no le gusta que le cuenten una buena historia?
  2. Implica emocionalmente al cliente con la marca, ya que empatiza con los personajes y las situaciones vividas en la historia. De esta forma, no se vende el producto, sino lo que hace sentir el producto.
  3. Es más fácil de recordar que otros mensajes gracias al contenido emocional, ya que nuestro cerebro está programado para recordar mejor las emociones que las razones.
  4. Es más viral, si a alguien le gusta la historia, la compartirá con sus amigos y su comunidad: una buena historia se comparte sola
  5. Permite transmitir al cliente valores de la marca que difícilmente podrían transmitirse de otra manera.
  6. Una buena historia es el camino más corto para llegar a una mujer, que es de hecho quien decide el 80% de las compras

Ahora bien, todos estos beneficios solo los tendrás si consigues una buena historia bien contada. Tiene que ser una historia que emocione y que conecte con tu público objetivo, tiene que estar bien construida (la estructura es vital) y bien expresada, y para ello lo mejor es contar con profesionales: guionistas, escritores o publicistas expertos en creación de contenidos de marca.

El mundo del storytelling también está plagado de Epic Fails, historias que no son coherentes con la marca, sin un objetivo claro, que resultan increíbles o que no cuentan con el canal adecuado para llegar al público objetivo. Algunos, dignos de mención como el caso de la campaña Finally Together, de la firma de lencería Valege France, bizarra como pocas.

Seguro que puedes aplicar a tu marca esta técnica que ya utilizas en tu vida cotidiana. ¿Lo has hecho ya? ¿Has realizado alguna campaña basada en storytelling? ¿Tienes clara cuál es la historia que puedes asociar a tu marca? ¡Cuéntamelo, estaré encantada de que compartas tu experiencia en los comentarios!

 

¡Compartir es vivir!